El cardenal de San Salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez, expresó que  se siente preocupado por los tantos sufrimientos del pueblo haitiano y que en  1992 junto al obispo Fabio Mamerto Rivas, estuvo en la frontera que separa a ese país de República Dominicana y pudo palpar lo que está padeciendo.

El jerarca católico lamentó que ese país haya sufrido tanto y reconoció que en República Dominicana, los hermanos haitianos han sido acogidos en familia.

En tal sentido, manifestó  que la Iglesia Católica le ha ofrecido apoyo a los haitianos, “porque son hermanos que necesitan sentirse  en familia”.

Rosa Chávez vino al país como enviado especial del Papa Francisco para presidir los actos de celebración de la primera misa en América (hace de los 525 años) , realizada en el templo las Américas de la Isabela, Luperón, provincia Puerto Plata, con la presencia del presidente Danilo Medina, la primera Dama, Cándida Montilla, funcionarios y miles de feligreses.