Para aquellos que buscan mayor evidencia de la conexión entre Rusia y la filtración de datos durante la campaña electoral en Estados Unidos, la historia de un celular infectado en Ucrania podría ayudar, de acuerdo con una firma de ciberseguridad.

Un reporte difundido ayer por CrowdStrike describe como una aplicación para teléfonos usada por muchos y desarrollada por un oficial ucraniano de artillería para realizar bombardeos más rápidamente pudo convertirse en el medio a través del cual el gobierno ruso obtuvo información de inteligencia, por ejemplo del paradero de las fuerzas militares de Kiev.

La app, desarrollada en 2013 y distribuida en un inicio por redes sociales, fue al final secuestrada por el grupo de hackers Fancy Bear, que al parecer está afiliado con la inteligencia militar rusa, conocida como GRU. En 2014, Fancy Bear creó una versión maliciosa de la app para sistema operativo Android y la dejó para su descarga en un foto militar ucraniano.

Los oficiales que usaban la app infectada en el campo de batalla daban a los hackers rusos información potencialmente valiosa, como su ubicación, contactos, mensajes de texto, llamadas telefónicas y datos de internet, de acuerdo con el reporte de la firma de ciberseguridad.