El director del nuevo modelo penitenciario, Ismael Paniagua, negó que haya privilegios para los imputados en el caso Odebrecht que serán internados en la cárcel de Najayo.

Tras una supervisión de los trabajos que se realizan en el penal, dijo que son para reforzar la seguridad del centro donde serán recluidos siete de los 14 acusados de recibir sobornos de la constructora brasileña para que se le otorguen obras del Estado.

El funcionario también niega que hayan recibido solicitud de colocar nuevos muebles.

El pasado  martes, el juez de la Instrucción especial, Francisco Ortega Polanco, dispuso el envío a la cárcel de Najayo a siete de los implicados, entre los que se encuentra Víctor Díaz Rúa, Conrado Pittaluga, Andrés Bautista, César Sánchez, Ruddy González, Máximo de Oleo y Temístocles Montás.

Mientras que para el penal de La Victoria, el magistrado dispuso que fuera enviado el empresario Ángel Rondón; así como prisión domiciliaria para Radhamés Segura y Roberto Rodríguez, quienes fueron trasladados a sus residencias este viernes.

En la misma resolución, el juez impuso impedimento de salida y el pago de una garantía económica de cinco millones de pesos a los senadores, Tommy Galán, Julio César