SANTO DOMINGO. La Cámara de Diputados convirtió en ley este jueves el proyecto que deroga la vigente Ley No.140, del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, cuyo financiamiento crea un impuesto de US$0.012 y de US$ 0.0025 dólares o su equivalente en pesos dominicanos, por cada minuto de llamada internacional entrante a celulares y por los mensajes de textos, respectivamente.

De 142 legisladores presentes en la sesión, 131 votaron a favor del de la nueva legislación que modifica la actual ley del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, mientras que otros 38 lo hicieron en contra y tres se abstuvieron.
Las telefónicas reiteraron su rechazo a la propuesta aprobada en el Senado y que aumenta los impuestos a las llamadas internacionales para financiar el sistema de emergencias 9-1-1, y aseguraron nueva vez que esta carga tributaria sí afectará a los usuarios.

Las empresas del sector de las telecomunicaciones han advertido que de aplicarse este nuevo impuesto “los dominicanos que viven en el extranjero” y sus familiares serán afectados por “un inmediato aumento en el precio de las llamadas” desde Estados Unidos, cuya alza le será transferida por las carriers internacionales