Miembros de la Dirección de Investigaciones Criminales (Dicrim) y el ministerio público de La Vega y San Francisco de Macorís, desmantelaron un laboratorio de  desguazar vehículos, que supuestamente eran robados en distintos pueblos para luego ser vendidos por piezas usadas.