Moca.-Los deslizamientos de tierra que desde hace dos años se vienen registrando en comunidades del municipio cabecera de la provincia Espaillat, mantiene intranquilos a los moradores.

En la comunidad El Aguacate, los constantes derrumbes amenazan con dejarlos aislados y afectar la producción agrícola de esa zona mocana.

En todo el trayecto de la carretera que comunica hacia El Cacique y Moca, actualmente el ministerio de Obras Públicas trabaja con la colocación de muros de gaviones.

Sin embargo, en el punto donde se presenta mayor problema, a menos de un kilómetro de la entrada de El Aguacate, donde colapsaron varias viviendas y algunas familias dejaron deshabitadas sus casas y hasta negocios, los afectados esperan por una pronta intervención.

En tanto, que en las comunidades Juan Lopito, Manuel Rodríguez e Isla Perdida, sus moradores reclaman del gobierno central a dar respuesta a la problemática que enfrentan las familias que levantaron sus casas en la ribera del río Moca.

En las citadas barriadas, con el tiempo, hasta el viejo muro que sirvió como sostén, o puente para los rieles del antiguo ferrocarril colapsó. Los deslizamientos de tierra se han tragado varias viviendas, mientras sus residentes esperan por la ampliación de  los trabajos de construcciones de muros de gaviones, en los puntos críticos que con las lluvias se han visto afectadas.

“El gobernador de la provincia, Diloné Ovalles ha venido en varias ocasiones al barrio Juan Lopito para prometernos de que en pronto tiempo  corregirían los derrumbes con la colocación de los muros y aún seguimos esperando”, refiere el motoconchista Elpidio Rodríguez, residente en la barriada.

Dejar respuesta