SANTIAGO. Los moradores de los apartamentos ubicados en la avenida Circunvalación Sur, volvieron a reiterar la contaminación que desde hace dos meses produce el desbordamiento de una cañada en el sector.

Hablando a nombre de los propietarios, José Marte manifestó que no ha valido hacer protestas y llamados a las autoridades competentes para que resuelvan el problema.

“Nosotros estamos muy afectados con estas aguas negras. Hay que hacer un trabajo de encajonamiento para poder corregirlo y nadie hace caso. La dificultad se inicia a unos cuantos metros de aquí, donde comienza la cañada, que al cerrar parte de ella y otra parte dejarla abierta, por ahí tiran todas clases de desperdicios y el tubo se tapa”, dijo Marte.

Explicó que los efectos de las aguas contaminadas ya han comenzado a influir en los habitantes de la zona, con ataques de asma, alergias, gripe y dolores de cabeza.

Marte expuso que, en la mayoría de los casos, cuando se ha tratado el tema con el cabildo y con la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan), nadie quiere responsabilizarse porque “supuestamente cuesta unos millones”.

Otro de los inconvenientes es que las aguas residuales no permiten el paso peatonal de moradores y transeúntes, teniéndolo que hacer en la misma avenida por donde pasan miles de vehículos a diario.

“Ese es un peligro muy grande. Porque como no tenemos aceras, hay que caminar en la calle. Imagínese el peligro”, advirtió Marte.