Santo Domingo.- La Defensora del Pueblo, Zoila Martínez Guante, acompañada de abogados de su oficina, acudió personalmente al lugar, ubicado en la cercanía del municipio Ramón Santana, entre San Pedro de Macorís y La Romana, donde reclamó la intervención de los ministerios de Cultura y de Medio Ambiente, así como del titular de la Oficina de Patrimonio Cultural, para detener lo que considera una violación a las leyes.

“Este es un patrimonio de todos los dominicanos, que debe estar libre.

Esto no es ni tuyo ni mío, es de todos, de los visitantes, de los dominicanos”. Con esta expresion enfrentó la Defensora del Pueblo, Zoila Martínez Guante, a quienes pretendieron impedirle el paso al interior de la Cueva de las Maravillas, ubicada en la zona Este del país, entre La Romana y San Pedro de Macorís.

A nombre de la Oficina del Defensor del Pueblo, Martínez Guante expresó su oposición a un proyecto de ley que cursa en el Congreso Nacional, el cual plantea el traspaso a la fundación que administra esa reserva de 10 millones 400,000 metros cuadrados de terreno.

Martínez Guante afirma que ese traspaso sería una violación a la Constitución.

El proyecto enviado por el Poder Ejecutivo fue aprobado por el Senado y remitido a la Cámara de Diputados, donde lo estudia una comisión, después de algunos intentos por sancionarlo.

El Defensor del Pueblo está aquí para hacer cumplir la Constitución. El Defensor del Pueblo está para defender los derechos colectivos y difusos como estos, y los derechos humanos y los fundamentales”, dijo Martínez Inisistió en que el Ministerio de Cultura y Patrimonio Cultural deben también interceder, “ya que hay un desliz, porque el Senado de la República aprobó donarle a un patronato el terreno donde está la Cueva de las Maravillas”.

“A nuestro juicio, el Senado aprobó sin darse cuenta un párrafo donde le solicitan la donación de esos terrenos, incluyendo donde está ubicada la Cueva y eso no puede ser”, aseguró la funcionaria, Reconoció que el Patronato o Fundación Cueva de las Maravillas ha embellecido ese patrimonio, que el fenecido expresidente Joaquín Balaguer “le llamó antropológico”.

Sin embargo, recordó que el Estado aporta un millón de pesos para su mantenimiento y se cobra un precio por entrada y por lo tanto ese patrimonio no puede entregarse a particulares.

En la legislatura que concluye esta semana, la Cámara de Diputados colocó en su agenda este proyecto en una de sus sesiones, pero fue dejado sobre la mesa a petición del diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Juan Carlos Quiñones, quien pidió al pleno que fuera devuelto a la Comisión Permanente de Contratos, al igual que otros, por la poca claridad que otorgaba el método de votación manual que se empleaba ese día en el salón de la Asamblea Nacional.

El contrato depositado en la cámara contempla ceder los terrenos ubicados dentro de las parcelas 2, 7, 10, 12 y 13 del Distrito Catastral número 1 del municipio Ramón Santana, San Pedro de Macorís, por parte del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) en representación del Estado dominicano.

La Fundación Patronato Cueva de las Maravillas está representada por Julio Víctor Giráldez Casasnovas.

Días después fue publicado un espacio pagado en Diario Libre que decía que “La Fundación Patronato Cueva de las Maravillas, que administra el parque temático Cueva de las Maravillas, envió una misiva de aclaración pública al presidente de la Cámara de Diputados, Rubén Maldonado, sobre las intentonas de invasores que pretenden adueñarse de los terrenos de ese espacio turístico” El documento indicaba que la Cueva de las Maravillas, una institución público-privada sin fines de lucro, descansa en terrenos del Consejo Estatal del Azúcar, realidad que provoca apetencias por parte de algunas personas.