SANTO DOMINGO. La defensa de la destituida expresidenta de Brasil Dilma Rousseff solicitó ayer el inicio de una investigación por perjurio contra los empresarios Joao Santana, Mónica Moura y Marcelo Odebrecht, alegando que los tres mintieron a la justicia, incluso ante el juez Sérgio Moro.

En sus argumentos de cierre -de 285 páginas- depositados la tarde de ayer, en el Tribunal Superior Electoral (TSE) brasileño, indican que antes de cualquier consideración sobre las declaraciones “mentirosas” de “los millonarios” socios propietarios de las empresas Polis Propaganda y Marketing y Santana & Asociados, “es importante y necesario resaltar que el análisis recaerá en las declaraciones de personas que están entre los mejores profesionales de propaganda y mercadeo del país”.

Por lo tanto, precisan de cautela, argumentando que las declaraciones se parecen más a una “miniserie de pura ficción”, dado que los “autores” son también “actores”.

Santana fue responsable de campañas del Partido de los Trabajadores (PT) para la Presidencia de Brasil. Declaró que Rousseff sabía del uso de la llamada caja 2, que Odebrecht usó para hacer pagos irregulares, en su campaña de 2014.

El publicista y su esposa, Moura, con su empresa Polis Propaganda, trabajaron para las campañas de 2012 y 2016 del presidente dominicano Danilo Medina. Han negado en los tribunales de Brasil que por estas hayan recibido dinero de la investigada multinacional brasileña Odebrecht.

Vea también: Guía interactiva para entender el caso Odebrecht en la República Dominicana

Los abogados de Rousseff alegan que, contrariamente a lo que se indicó en la corte, tanto Santana y su esposa, y la empresa Polis Propaganda, tuvieron ganancias extremadamente altas en 2014, superior a los 30 millones de reales. Consideran falso que la pareja sufriera pérdidas de 25 millones de reales en la campaña de Brasil.

En el documento citan que Moura afirmó haber recibido en 2014 un monto de 10 millones de dólares, siendo 1.2 millones en la cuenta Shellbill y 8 millones en especie en Panamá. Alegan que a partir de ese momento, análisis de números y planillas de Odebrecht y de la cuenta Shellbill, demostrarían que Moura y Santana recibieron en 2014 pago especie por la campaña de Panamá en Brasil, no teniendo relación con la campaña presidencial de la fórmula Dilma-Temer.