MOCA, Espaillat. Decenas de familias, que perdieron sus viviendas con las crecidas del río Moca y varios arroyos y cañadas la madrugada del pasado viernes a causa de las lluvias, pidieron este domingo al Gobierno que acuda en su auxilio, ya que perdieron sus viviendas y ajuares.

Residentes en los sectores afectados dijeron que recibieron algunos colchones, sábanas, alimentos cocidos y crudos, pero que su problema es de vivienda y también de vestimentas.

“Todo fue tan rápido que no pudimos sacar nada de los ajuares y mucho menos los zapatos y las ropas, las aguas se lo llevaron todo”, expresó Amable Guzmán Domínguez, residente en la calle 2 número 48 detrás de la tienda la Sirena y por donde pasa el río Moca.

Dijo que durmió en un colchón que les regalaron funcionarios del Plan Social de la Presidencia y que ayer comieron porque les llevaron varias fundas con alimentos crudos.

Domínguez declaró que por suerte las inundaciones no provocaron pérdidas humanas.

De acuerdo a las autoridades de la Defensa Civil y la Gobernación provincial, en este municipio resultaron inundadas 287 casas y 41 destruidas totalmente.

Santa Guzmán, quien perdió dos casas ubicadas en el sector los Panchos, declaró que están a la espera de la ayuda que prometió el gobernador civil Diloné Ovalles.

“Nosotros estamos esperando que nos busquen donde mudarnos, ya que no disponemos de recursos para alquilar viviendas”, expresó Santa Guzmán.