Corea del Norte ha anunciado este martes que el último misil que ha lanzado tiene un alcance intercontinental. Se trata de un Hwasong-14 que alcanzó una altura de 2.802 kilómetros y voló durante 39 minutos, según ha indicado el régimen en un anuncio televisado, en el que ha mostrado la orden de lanzamiento escrita por el Líder Supremo del país, Kim Jong-un.

“Kim Jong-un supervisó personalmente el lanzamiento y declaró su brillante éxito ante el mundo”, indicó una presentadora en la retransmisión especial, acompañada de imágenes del lanzamiento del cohete. Corea del Norte “tiene un misil intercontinental muy poderoso que puede llegar a cualquier parte del mundo”, declaró.

El misil fue lanzado en torno a las 09.40 hora surcoreana en dirección al Mar de Japón y cayó a menos de 200 kilómetros del archipiélago. La prueba se efectuó desde la base aérea de Panghyon, donde el 2 de febrero el Ejército norcoreano estrenó el Pukguksong-2, también conocido como KN-15, con un alcance de 3.000 kilómetros. Según las autoridades surcoreanas, recorrió más de 930 kilómetros, una distancia significativamente mayor a la de otros disparos realizados anteriormente. El Ministerio de Defensa nipón calculó que su altura había “excedido ampliamente” los 2.500 kilómetros