La Conferencia del Episcopado Dominicano pidió hoy al gobierno que los espectáculos públicos y los contenidos de la Internet sean supervisados y se apliquen los controles requeridos a todo lo que atente contra las buenas costumbres, los valores de la familia y nuestras leyes; además, que las emisoras de radio o televisión transmitan programas con finalidad educativa, artística, cultural y de prevención de la violencia.

El máximo organismo de la Iglesia Católica emitió un mensaje a la población dominicana, en especial a los adolescentes y jóvenes, con motivo del 173 aniversario de la Independencia Nacional, en el que también deplora “la carencia de líderes sociales y políticos que sirvan al pueblo en vez de lucrarse de los bienes comunes de la nación y que hacen de la corrupción un modo de vivir y de escalar una posición en la vida, sin ninguna condena judicial, creando una cultura del más vivo y del sálvese quien y como pueda”.

“Es alarmante que adolescentes y jóvenes se vean cada vez más envueltos en actos de violencia, atracos, asaltos, homicidios y todo tipo de delincuencia, impulsados por el consumo y tráfico de droga y el ideal de un enriquecimiento fácil, teniendo como paradigma a políticos corruptos y narcotraficantes”, señalan los religiosos.

Denuncian, además, que crece entre los jóvenes el número de los que se declaran sin ninguna religión y que no participan de ningún acto de fe, o por el contrario, se inscriben en grupos espiritistas, esotéricos o sincretistas. “Sin duda, que ellos son víctima fácil de las grandes tendencias ideológicas actuales que perciben en el comportamiento de los adultos y de los medios de comunicación social, tales como el individualismo, el materialismo, el consumismo, el relativismo y la ideología de género”.

“Presentémosles a nuestros adolescentes y jóvenes una sociedad donde se incentive el ahorro y no una sociedad invadida por juegos de azar, con más de 28,000 bancas de loterías autorizadas por el gobierno, propiedades de reconocidos señores, que incluso ocupan altas funciones en el Estado, sin tomar en cuenta el daño que hacen a la sociedad”.

En el texto, los obispos indican que les motivó a emitir el documento “el testimonio de nuestros jóvenes independentistas”, y consideran que “lo que ellos hicieron ayer les toca realizarlo ahora a nuestros adolescentes y jóvenes, formándose y participando en la construcción de una República Dominicana de todos y para todos”.

Entre los aspectos de la realidad de los jóvenes y adolescentes dominicanos, la Conferencia del Episcopado resaltó el “Deseo de superarse a través del estudio, como lo demuestra la gran cantidad de estudiantes que acuden a los centros educativos primarios, secundarios y universitarios”.

De las conclusiones expuestas en la misiva se exhortó “a los adolescentes y jóvenes a que asuman el protagonismo de su propia vida y vocación, ya que tienen dentro de sí la capacidad de abrir sus mentes y corazones para enfrentar la vida y realizar así de manera honrosa sus ideales y sueños, aportando a la sociedad nuevas propuestas de convivencia y sanas relaciones humanas”.