El Heat buscaba redimirse ante su público de la caída del viernes en el American Airlines Arena, pero le no bastaron los buenos deseos y se llevó su segunda derrota consecutiva.

También la segunda de la temporada ante los Celtics, a los que le bastó un primer cuarto espectacular para llevarse el triunfo 105-96 ante un quinteto de Miami (9-19) que una vez más se quedó corto tras una gran remontada.

Y es que el Heat, después de estar perdiendo por 22 puntos en el segundo cuarto, consiguió acercarse a tan solo cuatro con 1:48 minutos por jugar, pero solo anotó dos tiros libres más y permitió cinco puntos seguidos del dominicano Al Horford, quien así terminó con 17 cartones y las esperanzas de Miami.

Los 31 puntos y siete asistencias del armador Goran Dragic volvieron a ser estériles, después de que el quinteto de la Capital del Sol cometiese 23 pérdidas del balón.

“Necesitamos estar listos para el inicio del juego, hicimos una mala primera mitad y es muy duro tener que remontar, para ganar se necesita hacer un juego perfecto”, indico Dragic. “Hubo falta de comunicación y necesitamos mejorar esos aspectos para reducir las pérdidas”.

Tampoco sirvió de nada el doble-doble número 21 de Hassan Whiteside, con 23 puntos y 17 rebotes. Ningún otro integrante del Heat, excepto Dragic, consiguió 10 unidades o más. Una anémica ofensiva que echó por tierra todo el trabajo defensivo.