¿Es posible trabajar drogado o bajo la influencia del alcohol? Una polémica sentencia de la Corte Constitucional colombiana protege a los trabajadores que logran hacerlo sin que su rutina laboral o productividad se vean afectadas. El fallo ha suscitado pasiones y ha dividido a expertos en un país donde en los últimos años ha recuperado la producción y el consumo de cocaína.

El tribunal colombiano ha reinterpretado parte de un artículo del Código de Trabajo que estipula la prohibición de “ir a trabajar en estado de embriaguez o bajo la influencia de narcóticos o drogas poco saludables”. ¿Por qué? Debido a que estas sustancias no siempre obstaculizan el desempeño del trabajo diario, el tribunal argumenta.

La sentencia también aborda una reflexión que equipara la adicción con una enfermedad ocupacional, pero la rectificación de esta suposición de la legislación laboral se debe a “la prohibición allí contemplada sólo se configura cuando el consumo de alcohol, narcóticos o cualquier otra droga enerva afecta directamente al trabajo Desempeño del trabajador “.
Esta decisión comenzó a tomar forma el año pasado en la Facultad de Derecho de la Universidad Uniciencia de Bucaramanga. Dos estudiantes interpusieron un recurso de inconstitucionalidad apelando a una cuestión de principio. Según el escrito enviado a la Corte, este precepto del Código del Trabajo se enfrentaba a dos artículos de la Constitución.

El tribunal establece excepciones para “actividades que implican riesgos para el trabajador, sus compañeros de trabajo o para terceros”. En cualquier caso, también señala que «en el caso de las actividades de menor riesgo, también puede exigirse el cumplimiento de la prohibición establecida en la norma impugnada, en la medida en que el interés legítimo del empresario es proporcionar a los trabajadores una adecuada Trabajo contratado “.

El constitucionalista Juan Manuel Charry defiende la sentencia. “El mero hecho de estar bajo los efectos de una sustancia no puede ser castigado si no hay daño o negligencia de conducta”, explica, poniendo el ejemplo clásico de un trabajador que toma dos vasos de vino durante el almuerzo.