SANTO DOMINGO. El director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), general Juan Manuel Méndez, solicitó a la población “no desesperar porque lo peor no ha pasado”.

Méndez señaló que el mayor peligro que representa el huracán María para la República Dominicana son las precipitaciones que se esperan hasta de 600 milímetros cúbicos en zonas aisladas y en la región Norte unos 300 milímetros cúbicos durante hoy y mañana.

Méndez, entrevistado por el programa El Día, informó que a las 7:00 de la mañana se han elevado los niveles de alerta roja a 22 provincias.

El general indicó que los valores acumulados de agua se están sintiendo y las lluvias continúas en la margen norte del país.

Unas 9,990 personas han resultados desplazadas  por los aguaceros ocasionado por el huracán María, de los cuales 3,713 se encuentran en albergues oficiales y 6,277 se encuentran en residencias de familiares y amigos, según el  último reporte del Centro Nacional de Emergencias (COE).

Alrededor 15 comunidades  están incomunicadas, 1,255 viviendas han sufridos daños y  un puente afectados por las  ráfagas de viento y  las lluvias producidas por el fenómeno atmosférico tras su paso a más de 100 kilómetros de la costa de la región este del país, según el director del organismo,  general de brigada Juan Manuel Méndez García.

La mayor cantidad de desplazados a residencias de familiares ocurrieron en Samaná con 468 personas; María Trinidad Sánchez, 503; La Romana 28; La Altagracia 188; Espaillat 207 y Hato Mayor con 372, según el reporte del COE.

El general Méndez García exhortó a la población a no descuidarse  y sobre todo no cruzar ríos, arroyos y cañadas.

Nagua

En Nagua, nuestra corresponsal, Yluminada Pérez, reporta la inundación de cientos de viviendas por las lluvias y el mar.

Indica que los sectores más afectados con las inundaciones son la parte céntrica de la ciudad y en los barrios Buenos Aires, Bella Vista y José Francisco Peña Gómez.

Desde las 5:00 de la mañana el COE está sacando personas de sus viviendas en estos sectores y las están llevando a los albergues. Ayer muchos residentes en estos barrios se rehusaron a salir de sus hogares.

Los vientos también han derrumbado postes del tendido eléctrico, matas de coco y otros árboles, mientras se reportan inundaciones de calles por el mar.