Una mujer mira por la ventana de espaldas al espectador en un vídeo publicitario de la compañía Airbus. Está en una gran ciudad, y frente a ella vuelan drones de varios tamaños y formatos. En puridad, circulan, porque estos vehículos aéreos no tripulados no solo configuran una nueva fase de la aviación.

El denominado tercer sector del transporte es el cielo, donde habrá que trazar rutas seguras para la gestión del tráfico urbano. La filmación se emitía este martes durante la Semana Internacional del Dron, celebrada en Ámsterdam. Era publicidad, pero también brindaba información sobre un mercado evaluado en 112.000 millones de euros, todavía sin regular, y a punto de hacer eclosión en el ecosistema de la movilidad. Es decir, en el traslado de carga y viajeros.

Audi ha presentado por primera vez un prototipo (a escala 1:4) del Pop.Up Next, su taxi aéreo eléctrico, en la Drone Week de Ámsterdam, y realizado también el primer vuelo de prueba ante el público.

El Pop.Up Next (desarrollado por la firma alemana junto con Airbus e Italdesign) se trata de un vehículo con dos plazas, 100% eléctrico, autónomo y capaz de circular tanto por carretera como de sobrevolar las urbes. Para ello cuenta con un diseño VTOL (de despegue y aterrizaje vertical) y dispone de una estructura modular que le permite dividirse en tres partes totalmente independientes.

Para ver cómo podría ser un servicio bajo demanda de este tipo, Audi está realizando pruebas en Sudamérica en cooperación con Voom, filial de Airbus. Los clientes reservan vuelos en helicóptero en la Ciudad de México o Sao Paulo, mientras que un Audi está listo para el traslado hacia o desde el lugar de aterrizaje.

Dejar respuesta