Cleveland Cavaliers alcanzaron un trabajado triunfo de 87-79 ante Boston Celtics en el TD Garden por el séptimo y definitivo juego de las finales de la Conferencia Este de la NBA.

Primer cuarto: los Celtics apostaron correctamente por una marca doble a LeBron James y, pese a que el alero que se las ingenió para anotar 12 puntos, los ‘Cavs’ se quedaron en 18 puntos.

La experiencia de Horford, junto al despliegue ofensivo de Brown, Tatum y Rozier, le permitieron a los Celtics encestar 26 puntos e irse con una ventaja de 8 puntos.

Segundo cuarto: Lue, entrenador de los Cavaliers, decidió que James no descansara ni un solo minuto. Pese a solo anotar cinco puntos, el alero lideró a su equipo a una victoria de 21-17.

Los Celtics iniciaron el parcial con mucha efectividad, pero decayeron con el pasar de los minutos. Esto fue aprovechado por los ‘Cavs’, aunque mantuvieron la deuda desde la larga distancia.

Tercer cuarto: Cavaliers y Celtics tuvieron serios problemas para encestar. El parcial fue para los ‘Cavs’ con un pobre 20-13. Esto sirvió para que la visita se pusiera al frente en el marcador.

El TD Garden empezaba a sentir esos nervios de la final y los jugadores de los Celtics, muchos de ellos jóvenes, lo sintieron hasta el final del cuarto con tiros muy erráticos.

En el último cuarto, James comandó la ofensiva de los Cavaliers y esta vez la combinó con un excelente trabajo defensivo para poner su nombre en las finales de NBA por octava vez consecutiva.

El parcial fue de 28-23, la más alta del cotejo. LeBron quedó muy cerca del triple doble con 35 puntos, 15 rebotes y 9 asistencias.