Como una frescura definió el capellán de la Policía Nacional, Alejandro Cabrera el pedimento del senador de Peravia, Wilton Guerrero al director general de esa institución, mayor general Ney Aldrin Bautista, para que renuncie del cargo.

“Es una frescura de parte de él (Wilton Guerrero), y sobre todo son maneras también provocativas”, expresó el prelado.

Tras oficiar la tradicional misa de los domingos en el Palacio de la Policía Nacional, Cabrera manifestó: “Le pedimos al senador que permita a la Policía actuar y profundizar y que haga silencio; que se calle, que no toque ciertas teclas que son peligrosas, y sobre todo que él como senador haga su trabajo a favor del pueblo de Baní, pero a la Policía que la deje actuar y que la deje trabajar”.

Además, Cabrera exhortó a Guerrero pensar antes de hablar.

El senador de Peravia pidió recientemente al director general de la Policía Nacional, mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte, renunciar como lo hizo el presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), mayor general José Eugenio Matos de la Cruz.

Guerrero externó sus juicios luego que en Baní fuera asesinado el coronel de la Policía Daniel Ramos Alvarez, cuando inspeccionaba un punto de droga, hecho por el cual se acusa Rafael Antonio Díaz. Mejor conocido como Buche, quien fue deportado de Estados Unidos.

El legislador denunció la existencia de más de 80 puntos de venta de drogas en la provincia que supuestamente funcionan ante la mirada indiferente de la Policía y de la Dirección Nacional de Control de Drogas.