La cantante Jennifer Holliday, una de las estrellas de Broadway, anunció en una carta abierta que renunciaba a actuar en el concierto que se celebra el jueves en celebración de la investidura de Donald Trump, a causa de la reacción de sus fans.

Jennifer Holliday iba a ser una de las pocas artistas negras que iba a subir al escenario del espectáculo que tendrá lugar el jueves en el Lincoln Memorial en Washington, a 3 km de distancia del Capitolio, donde el viernes tendrá lugar la ceremonia de investidura del Donald Trump.

Galardonada con un Tony Award en 1982 por su comedia musical “Dreamgirls”, que inspiró una película en 2006 en la que participaron las cantantes estadounidenses Beyoncé y Jennifer Hudson, se dio a conocer también por sus grabaciones de Rythm and Blues y de Pop y es muy respetada por la comunidad homosexual.