El mexicano Saúl –Canelo- Álvarez sorprendió al campeón indiscutido Gennady Golovkin destronándolo de sus fajas del peso medio y rompiendo su invicto de varias décadas en una sangrienta pelea que se extendió por los doce rounds pautados en el T-Mobile, de Las Vegas, Nevada, entrando la madrugada de este domingo. Álvarez también sorprendió a los más de 21 mil fanáticos que pagaron entradas desde 200 hasta 5000 mil dólares para ver la segunda parte de esta confrontación que en septiembre de 2017 terminó en un criticado empate.

Esta vez ambos terminaron exhaustos y tintos en sangre, pero los jueces vieron vencedor al peleador latino, quien soportó estoicamente la potencia del gladiador kazajo, que realizaba su defensa 21 de sus cinturones.

“Quiero darle las gracias y el reconocimiento a mi esquina, que es la mejor del mundo aunque no la reconozcan, con ellos he podido llegar a este nivel de pelea, Golovkin no me noqueó ni pudo dañarme porque no soy un boxeador cualquiera, si quiere le doy la tercera si el público la pide… y !que viva México! porque estamos celebrando nuestra independencia”, dijo el nuevo campeón mediano del Consejo, la Asociación y la Organización Mundial de Boxeo.

Golovkin, herido en ambas cejas, se marchó a los camerinos sin conversar con la prensa en claro disgusto con la votación 115-113, dos veces, y 114-114 que le dio la victoria mayoritaria al Canelo.

Dejar respuesta