Con un llamado a preservar los valores de la familia y respetar la vida, diciendo no al aborto, concluyó la caminata “Un paso por mi Familia”, donde participaron miles de feligreses católicos.

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, monseñor Faustino Burgos, quien ofició una eucaristía en el parque Eugenio María de Hostos, lamentó que la familia hoy en día se vea amenazada por ideologías peregrinas que la quieren destruir, como la inmoralidad, el adulterio y el aborto.

“Hoy día tenemos muchas realidades que bombardean y atacan nuestra familia”, se quejó el prelado.

Al hablar a los miles de feligreses que se concentraron en el parque durante la misa, manifestó que si no hay familia estable, no habrá una sociedad, ni nación sólida.

“Todo este ambiente que vive el mundo de hoy es porque se lacera a la familia y se quiere destruir a esta institución, por eso, este paso por la familia es un llamado a la conciencia por nuestro deber, obligación como hijos e hijas de Dios  para impulsar esos valores de perdón, ternura y concordia”, manifestó

Asimismo monseñor Benito Ángeles dijo que la caminata significó una voz de alerta contra el aborto, por lo que llamó a la sociedad respetar la vida.

“Todo ser humano necesita ser respetado, por eso hacemos un llamado al amor, respeto, responsabilidad y crear una conciencia del valor de la familia, que tiene muchas amenazas”, expresó.

Dejar respuesta