El exministro de Hacienda Antonio Palocci ha ofrecido un acuerdo de colaboración a la Justicia que consiste en declarar contra banqueros, empresarios y el expresidente Lula da Silva a cambio de un año de arresto domiciliario.

Detenido desde septiembre de 2016, el petista se ha dedicado, en el último mes, a la elaboración de su propuesta de acuerdo con la Fiscalía General de la República y el núcleo de investigación de la Operación Lava Jato de Curitiba.

Para que su declaración cobre valor para los investigadores, Palocci decidió revelar los detalles de operaciones supuestamente irregulares cometidas por el expresidente y uno de los dueños del banco BTG Pactual, André Esteves, y el ex dueño de la red de supermercados Pão de Açúcar Abílio Diniz.

Para dar inicio a las conversaciones sobre la declaración, los fiscales exigieron que el Palocci confirmara información sobre el expresidente Lula dadas por ejecutivos de la constructora Odebrecht, concretamente en lo referente a la cuenta identificada como “Amigo”.

Según el expresidente de la empresa Marcelo Odebrecht, Palocci operaba una cuenta-soborno, destinada a demandas políticas de Lula.

Otro episodio que involucra al expresidente y que Palocci pretende aclarar es el supuesto beneficio financiero obtenido por Lula con la creación de la empresa Sete Brasil, en 2010.

Hasta el momento, Palocci sólo se ha reunido una vez con los fiscales.

Después de su arresto, Palocci dio un plazo de seis meses a su defensa antes de comenzar a negociar un acuerdo. Como hasta el mes de abril no hubo ninguna decisión por parte de instancias superiores a favor de su liberación, Palocci puso en marcha su nuevo plan de defensa de la mano de sus abogados Adriano Bretas y Treacy Reinaldt.

Dejar respuesta