Otro momento especial e inolvidable vivió el dominicano David Ortiz, el gran “Big Papi”, que por méritos propios consiguió la hazaña histórica de convertirse anoche en el pelotero de los Medias Rojas que menos tiempo tuvo que esperar para ver colgado su número 34 en la pared del Fenway Park de Boston.

Ya es oficial, su número 34 no volverá a ser vestido por ningún otro profesional de los Medias Rojas.

En una ceremonia previa al partido de anoche entre los Medias Rojas ante los Angelinos de Los Angeles, el equipo de Boston retiró el número que durante 14 temporadas vistió Ortiz y se convirtió en el undécimo jugador que consigue el privilegiado honor en la historia del equipo.

Sin apenas haberse cumplido ocho meses desde que decidió su retirada del diamante después de 20 temporadas como profesional y a sus 41 años, Ortiz protagonizó otra ceremonia inolvidable, una más de las muchas que le ha tocado vivir en el Fenway Park, pero está excepcional, como es la retirada del número que vistió de jugador.

“Big Papi” se unió a Wade Boggs, Joe Cronin, Bobby Doerr, Carlton Fisk, Martínez –jugador clave en su llegada a Boston–, Johnny Pesky, Jim Rice, Ted Williams y Carl Yastrzemski como los iconos de los Medias Rojas que tienen colgado su número en la pared de la fachada del jardín derecho del Fenway Park.

Sin embargo, Big Papi se convertió en el primer pelotero de los Medias Rojas que consigue que su número sea retirado a menos de un año de dejar de competir.

“Eso nos demuestra la clase de impacto que este hombre ha tenido en la comunidad, en la organización y en todo el béisbol de Grandes Ligas”, destacó el jardinero central de los Medias Rojas, Jackie Bradley Jr. “Lo que ha hecho por esta ciudad, por el equipo, por la gente a su alrededor, se lo merece de verdad. Nos sentimos bien felices por este reconocimiento”.

El ambiente en el Fenway Park fue excepcional con gritos de “Papi, Papi, Papi” cuando Ortiz tomó la palabra para agradecer a todos los que le ayudaron tanto en su vida privada como profesional.

Algo que ya hizo también ayer, jueves, cuando participó en el acto de rebautizar una calle con su nombre cerca del estadio.