El Ministerio de Salud Pública a través de la Dirección General de Medicamentos, Alimentos y Productos Sanitarios (DIGEMAPS) y con el apoyo de la Procuraduría Especializada de Crímenes y Delitos contra la Salud, clausuró dos plantas procesadoras de agua en la provincia Sánchez Ramírez y Monseñor Nouel.

Los técnicos de la Unidad de Aguas y Bebidas envasadas, del Departamento de Alimentos de la DIGEMAPS, precisaron que la clausura se realizó por infracción a la Ley General de Salud, 42-01, sus reglamentos de control y la violación a la NORDOM 53 que regula el Rotulado y Etiquetado.

Indicaron que entre las envasadoras de aguas intervenidas se encuentran Agua Light, ubicada en la Carretera Cotuí-Maimón  y Agua Guimaci, en Bonao.

Durante la operación fueron incautados, entre las dos procesadoras, 131 botellones de agua en mal estado, tres bombas de agua y dos equipos de Osmosis, los cuales eran utilizados para el procesamiento y expendio del líquido.