Indonesia.- El legendario volcán Krakatoa ha vuelto a causar estragos en Indonesia. Al menos 281 personas murieron y 1.000 resultaron heridas después de que un tsunami azotara el sábado las costas del estrecho de Sonda, entre las islas de Java y Sumatra.

El fuerte oleaje, según la principal hipótesis, fue desencadenado por la actividad del Anak Krakatoa —surgido hace un siglo tras la gran explosión del original Krakatoa— que provocó una avalancha submarina que desplazó las aguas. Miles de personas fueron alcanzadas por sorpresa por las olas, que destrozaron cientos de viviendas en un destino popular entre los turistas locales. “El número de víctimas y de daños seguirá aumentando”, dijo Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres.

La cifra de víctimas aumentó este lunes por la Agencia Nacional de Gestión de Desastres a través de su vocero. El último balance de desaparecidos era de 28 personas. El tsunami, que llegó a la costa entre las 21.27 y las 21.35 del sábado, hora local (seis menos en la Península), afectó especialmente al distrito costero de Pandeglang, en la isla de Java, a unos 200 kilómetros de Yakarta, la capital del país. Allí hubo al menos 164 muertos, mientras que el número de víctimas mortales en Lampung sur, al otro lado del estrecho, supera los 50. La región de Serang, también en el oeste de Java, fue otra de las afectadas.

Las autoridades han advertido de que el recuento de víctimas podría aumentar una vez expedito el acceso a áreas aún no exploradas tras el desastre. La Embajada española en Yakarta no tenía este domingo constancia de la existencia de víctimas españolas en la zona.

Un tsunami causa al menos 281 muertos y más de 1.000 heridos en Indonesia

Durante todo domingo comenzó el despliegue de ayuda logística a las zonas afectadas, si bien una de las principales vías de acceso quedó parcialmente taponada por la acumulación de árboles, coches y otros escombros arrastrados por la fuerza del agua. También se pusieron en marcha las tareas de búsqueda y rescate de personas que permanecían atrapadas en los edificios que se derrumbaron, según muestran las imágenes difundidas por las televisiones locales.

El tsunami no se produjo, como en anteriores ocasiones en otras partes del archipiélago, tras un terremoto. Todo indica, según barajan las autoridades, que una erupción del Anak Krakatoa —volcán que nació hace aproximadamente un siglo tras la devastadora explosión del Krakatoa original en 1883— que se produjo media hora antes del oleaje habría generado un deslizamiento de tierra submarino.

En los últimos meses se ha detectado una creciente actividad del volcán, con varias erupciones desde junio. Según el Centro Indonesio de Vulcanología y de Gestión de Riesgos Geológicos, los signos de actividad se habían intensificado en la última semana, informa France Presse. Un poco antes de las cuatro de la tarde del sábado, una erupción que duró unos 13 minutos provocó una columna de cenizas de cientos de metros.