Santiago.-El arzobispo metropolitano de Santiago, monseñor Freddy Bretón Martínez, expresó ayer que en muchas ocasiones lo “han mandado a callar por obedecer el mandato de Jesucristo”.

Afirmó el prelado católico que cuando se refiere a la corrupción e impunidad, y a todas las barbaridades que empañan la vida de este país, a menudo hay gente que su opinión no le cae muy bien.

El sacerdote afirmó que donde quiera que esté el pecado y sus estructuras el cristiano tiene que enfrentarlo con las armas de Dios, caiga bien o caiga mal.

“A mí me han mandado a callar porque es desagradable lo que uno tiene que decir para obedecer el mandato de Cristo, por eso cuando nos referimos a corrupción e impunidad y a todas las barbaridades que empañan la vida de este país, a menudo hay gente que no le cae muy bien eso”, afirmó, sin ofrecer más detalles de quien o quienes le han solicitado que mantenga silencio.

Al presidir la misa solemne en honor a la Virgen de La Altagracia, donde asistieron cientos de feligreses del Cibao, en el santuario que lleva su nombre, ubicado entre las calles Del Sol y Luperón, el prelado dijo que en el sacramento de la eucaristía tiene que hablar en nombre de Cristo y para que el pecado no se adueñe de nuestra vida.

Dejar respuesta