La Armada Argentina no da por muertos a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan desaparecido desde el 15 de noviembre en el Atlántico Sur pese a la pista firme de que habría sufrido una explosión ese mismo día y a que su capacidad de oxígeno estaría agotada.

“Si bien pasaron once días, eso no quita que puedan estar en una situación de supervivencia extrema”, dijo el portavoz de la Armada, capitán Enrique Balbi, el domingo durante una conferencia de prensa en la sede de la Armada en Buenos Aires.

El submarino ARA San Juan __un diésel eléctrico clase TR-1700 de fabricación alemana y botado en 1985__ hizo contacto con tierra por última vez el 15 de noviembre, cuando navegaba desde Ushuaia, en el extremo austral del país, hacia su base en Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, tras participar de un ejercicio de adiestramiento.

Ese día temprano el capitán Pedro Fernández reportó una avería en las baterías de proa pero luego en su última comunicación informó que el inconveniente había sido subsanado y que continuaba rumbo hacia Mar del Plata, donde se esperaba su arribo para el 19 de noviembre

Dejar respuesta