COTUI, Sánchez Ramírez. La Policía apresó ayer uno de tres hombres sospechosos de la muerte del mercadólogo Víctor Manuel Soto Paredes, quien ejecutado de un balazo en el pecho en presencia de su esposa en el sector San Martin de esta ciudad el pasado domingo.

El detenido fue identificado como Ramón Colón Guzmán, que fue apresado durante un allanamiento a su vivienda en el barrio San Martín.

La Policía informó que Colón Guzmán trabajaba con Soto Paredes y era hombre de confianza del mercadólogo.

De acuerdo al coronel José Poché Valdés, comandante del departamento policial de aquí, Colón Guzmán, admitió haber disparado contra el joven Víctor Manuel, cuando regresó a su casa ubicada en el sector San Martín pasada la medianoche del domingo en compañía de su esposa y su niño de un mes de nacido con el objetivo de robarle.

Explica la Policía que Colón Guzmán planificó durante dos meses junto a Francisco Vásquez y otro hombre solo conocido como “Aguedito”, quienes están prófugos, el robo a Soto Paredes.

Indica que el joven mercadólogo manejaba diariamente un alto volumen de dinero en efectivo producto de las ventas de recargas telefónicas a establecimientos comerciales en Sánchez Ramírez y otros pueblos de la región.

De acuerdo al informe policial, Colon Guzmán, era hombre de confianza de la víctima, tanto así que en ocasiones llegó a llevar depósitos de dinero a los bancos comerciales enviado por Soto Paredes, lo que despertó la codicia y habría motivado al grupo a cometer la acción vandálica que degeneró en la muerte del joven profesional.

Colón Guzmán alegó que su intención abría sido disparar al hombro de Soto Paredes cuando este y su esposa pidieron auxilio despertando a los vecinos y cuando el cayó al suelo, salieron huyendo.

Sin embargo,  la bala homicida se desvió hacia el tórax, perforando un pulmón y alcanzó el corazón, hiriendo mortalmente al mercadólogo, según declaraciones de la junta que instiga el caso, encabezada por dos representes del Ministerio Público y la Policía Nacional.

De acuerdo al comandante policial local, Colon Guzmán residía en el barrio San Martin próximo al lugar donde este junto a sus cómplices segó la vida de Soto Paredes.