Apple y Samsung comenzaron el año nuevo con malas noticias.

Las dos empresas referente en el mundo de la telefonía celular, anunciaron en menos de una semana que sus ganancias del último trimestre de 2018 resultaron mucho menores de lo que esperaban.

Samsung dijo en un comunicado en la noche del martes que estima un beneficio operativo de US$9.670 millones para el período octubre a diciembre del año pasado, un 29% menos respecto al mismo periodo de 2017.

  • ¿Es un fracaso el Samsung Galaxy S9?

Y estas débiles ganancias del mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo se suman a las preocupaciones de los inversores por Apple (tercero de la lista tras la china Huawei) que la semana pasada anunció una inusual caída en sus beneficios también del último trimestre de 2018.

El director ejecutivo de Apple, Time Cook, dijo el pasado miércoles que la empresa estima el ingreso de alrededor de US$84.000 millones para los últimos tres meses del año pasado, por debajo de un pronóstico de al menos US$89.000 millones

Ese mismo día, las acciones de Apple bajaron 10%, a un valor de US$142,19. Y en solo cuatro días de negociaciones bursátiles de 2019, el valor del título de la compañía de la manzanita ya perdió US$10.

Tim Cook.

  • Por qué Apple culpa a China del desplome de sus ventas (y cuán ciertas son esas acusaciones)

Al igual que en otras compañías de productos de consumo, la temporada de fiestas de fin de año suele impulsar el último de año como el trimestre más fuerte.

Pero estos pronósticos de ingresos de Apple (los resultados definitivos se publicarán a principios febrero) marcarían una caída de casi el 5% respecto al mismo período del año pasado y representan el primer descenso trimestral interanual de la empresa desde 2016.

Y la situación en la casa del gran rival de Apple en el mercado de celulares, Samsung, no parece tampoco para grandes celebraciones.

La empresa surcoreana reportó una caída de ventas de un 10% respecto al último trimestre de 2017.

Dejar respuesta