Un demoledor ataque en de Julian Alaphilippe en los 16 kilómetros (10 millas) finales le dio el lunes al francés la 3ra etapa y el liderazgo de la clasificación general del Tour de Francia.

El francés se despegó del pelotón durante un ascenso corto pero empinado en los viñedos de Champagne y corrió solo los últimos 16 kilómetros (10 millas), por las calles empedradas de la Champagne Avenue en Epernay.

Fue su tercera victoria en una etapa del Tour.

Mike Teunissen, quien lideraba la carrera, no pudo seguirle el ritmo y se rezagó. Quedó a más de cuatro minutos y medio en la general.

Once ciclistas, incluido el colombiano Egan Bernal, cruzaron la meta a 26 segundos y otro pelotón más amplio llegó a 31.

Alaphilippe aventaja por 20 segundos al belga Wout Van Aert y por 25 a Steven Kruijswijky George Bennett, todos del equipo Jumbo Visma. A 40 aparecen Michael Matthews y Bernal, sexto.

“Hice exactamente lo que tenía planeado”, expresó Alaphilippe, quien completó un recorrido de 215 kilómetros en cuatro horas, 40 minutos y 29 segundos.

Dijo que había decidido jugarse en esta etapa, con un tramo final a la medida de sus aptitudes, con colinas empinadas, y que ejecutó su plan a la perfección.

“Cuando las cosas te salen bien, hay que saborearlo”, comentó.

El francés decidió todo en el Cote de Mutigny, la más empinada de cuatro colinas en la llegada a Epernay. Al terminar esa trepada, sabía que ya nadie lo alcanzaría.

“Fue un ataque muy fuerte. Me tomó por sorpresa”, expreso Peter Sagan, ganador de 11 etapas del Tour y quien también le había puesto el ojo a esta.

De todos modos, Alaphilippe tuvo que pelear hasta el final ya que el pelotón reaccionó y acortó distancias.

“Ganar esta etapa así es hermoso. Se me presentó la oportunidad y la tenía que tratar de aprovechar”, dijo el ganador.

Alaphilippe lucía visiblemente emocionado de calzarse la casaca amarilla de líder por primera vez. “Soñé tantas veces con esto…”, atisbó a decir entre lágrimas.

Dejar respuesta