Una fuerte explosión se registró este viernes en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tlahuelilpan, Hidalgo. La estatal confirmó que la situación ocurrió tras la manipulación “de una toma clandestina”.

El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, confirmó hasta el momento hay una cifra de 21 muertos y 71 heridos por explosión del ducto. Pemex exhortó a la población a “seguir las instrucciones” del personal de seguridad que ya se encuentra en la zona.

La petrolera activó el plan del Grupo de Respuesta y Atención para manejo de Emergencias con 11 ambulancias, 13 médicos de urgencias, dos especialistas y se activó la alerta verde en el Hospital de Tula. La dependencia informó que las personas con quemaduras serán trasladados al Hospital Norte y Sur de Ciudad de México.

Fayad destacó que el Ejército mexicano ha activado el Plan DN-III para atender la contingencia, que se produjo tras una fuga en un ducto ubicado en la zona de Tula, donde los pobladores se trasladaban para recolectar combustible.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, instruyó a las autoridades competentes a controlar el fuego y atender a las víctimas: “Llamo a todo el gobierno a prestar auxilio a la gente en el sitio”, agregó el mandatario.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo, ha informado de la instalación de un Comité Nacional de Emergencias tras la explosión de un ducto de Pemex, registrada este viernes en Tlahuelilpan, Hidalgo.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Hidalgo, Simón Vargas Aguilar, detalló que 61 personas heridas han sido trasladadas en su mayoría a los hospitales de los institutos Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). La mayoría de las víctimas presentan severas quemaduras entre el 40 y 70% de su cuerpo.