Los términos secretos de la estrella musical miamense Pitbull para promover las playas de la Florida le ha costado el cargo al presidente de la agencia estatal de mercadotecnia de turismo.

El gobernador Rick Scott pidió el viernes la renuncia del presidente ejecutivo de Visit Florida, Will Seccombe, aunque señaló que la Florida ha tenido un turismo récord en cada uno de los últimos cuatro años con Seccombe al frente. Además, Scott pidió que Visit Florida establezca nuevas normas y procedimientos para asegurar la transparencia y compartir otros detalles de la entidad con el público.

“La misión de Visit Florida es crucial para el crecimiento económico de nuestro estado, y Will Seccombe ha tenido un papel clave durante muchos años para ayudar al estado a atraer a un número récord de turistas”, expresó Scott en una carta dirigida al presidente de la junta de directores de Visit Florida. “Sin embargo, estos grandes cambios requieren un nuevo liderazgo e ideas en la agencia, y creo que sería mejor para los esfuerzos futuros de Visit Florida que Will deje el cargo y permita que un nuevo líder tome las riendas en este momento crítico”.

Pero Scott no criticó directamente el controversial contrato con Pitbull, y se limitó a alabar al músico por su devoción a la Florida.

“Su disposición a promover el turismo en la Florida es un gran ejemplo que otros artistas pueden seguir”, expresó Scott.

El jueves, Pitbull dio a conocer en Twitter los términos del acuerdo, que muestran que Visit Florida le pagó $1 millón por promover el estado en medios sociales, en el video musical “Sexy Beaches” y en conciertos en vivo. El cantante publicó los términos del contrato después que Richard Corcoran, presidente de la Cámara de Representantes de la Florida y republicano por el Condado Pasco, demandó a la compañía de producción de Pitbull para obligarlo a revelar el contrato en momentos que la Cámara estudia en detalle los gastos de Visit Florida.

El acuerdo resulta más asombroso cuando se compara con lo que se ha pagado a otras estrellas por promover el turismo en otros lugares. En el 2014, Taylor Swift acordó promover la Ciudad de Nueva York entre sus seguidores mediante videos promocionales, una fiesta de fin de año televisada, en los medios sociales y durante sus conciertos, responsabilidades similares a las de Pitbull. Pero NYC & Company, el equivalente neoyorquino de Visit Florida, no pagó nada a la artista, aunque tenía 82 millones de seguidores en Twitter, en comparación con los 23 millones de Pitbull.