Kate del Castillo dijo el lunes que su participación en la entrevista de Sean Penn con el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán le ha costado oportunidades de trabajo como actriz y que un gobierno mexicano “machista” la persigue sólo por ser una mujer.

La actriz mexicana se vio obligada a rodar la próxima serie “Inmanejable” de Netflix en Estados Unidos porque teme ser detenida si vuelve a su país, donde enfrenta acusaciones de obstrucción a la justicia y lavado de dinero en relación con su reunión en 2015. Líder del cártel de Sinaloa, que era un fugitivo tras escapar por segunda vez de una prisión mexicana. Del Castillo dijo que está agradecida a Netflix por apoyarla.

Del Castillo lanza una campaña el martes con la organización de defensa de los animales PETA en la que pide que el Seaquarium de Miami libere a la orca Lolita a un santuario costero. En videos producidos por PETA en inglés y español, anima al público a boicotear parques marinos.

El año pasado protagonizó una campaña similar para PETALatino, en la que criticó el tratamiento de SeaWorld de sus orcas. En México, la actriz también ha trabajado con PETA en la lucha contra corridas de toros y circos con animales.