El nombre del actor canadiense Ryan Reynolds quedó inmortalizado este jueves con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Acompañado por su esposa, la actriz Blake Lively, y sus dos hijas, Reynolds recordó cómo hace 15 años visitaba la icónica avenida de Los Ángeles con su hermano, asombrado por la cantidad de leyendas a las que ahora se ha unido.

“Para mí tener mi nombre entre ellos va mucho más allá de cualquier cosa que pude haber imaginado”, dijo Reynolds, de 40 años, quien fue nominado esta semana al Globo de Oro como Mejor actor de comedia por “Deadpool”. Rhett Reese y Paul Wernick, autores del guión de la película de acción, lo describieron durante el homenaje como “el mejor, un dios”.Wernick destacó que el actor será recordado para siempre en el famoso bulevar, a menos que su estrella tenga el mismo destino que la del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, destrozada por un detractor poco antes de su victoria. “Dicen que los diamantes son para siempre. Pues mi querido amigo, también lo es el cemento, a menos, claro, que seas candidato a presidente y ataquen tu estrella con un mazo… Pero eres canadiense”, bromeó el cineasta.

Reynolds, natural de Vancouver, quien comenzó su trayectoria en modestas series y películas para televisión hasta que se mudó a Los Ángeles y su carrera despegó. Protagonizó una serie de filmes basados en historietas como “X-Men Origins: Wolverine”, “Linterna verde” y más recientemente “Deadpool”, un éxito de taquilla.