Aun falta que se le de la palabra a la defensa de Radhamés Segura, Conrado Pittaluga, Ángel Rondón y César Sánchez, quienes tendrán la oportunidad mañana a partir de las 9:30 de la mañana.

La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia escuchó hasta las 6:30 de la tarde del jueves a la defensa de los imputados en el caso Odebrecht, en el conocimiento de la apelación a la medida de coerción de 10 de 13 implicados.

La defensa de Máximo D´Oleo pidió a los jueces que ordenen la libertad pura y simple de su cliente, en razón de que la resolución de medida de coerción vulnera disposiciones constitucionales.

Solicitaron también que en caso de no acoger la anterior petición, que se le varíe la prisión preventiva y se imponga otra de las medidas previstas en el Código Procesal Penal.

La audiencia continuó con la defensa de Ruddy González, que está representado por los abogados Rafael Ureña y Alberto Núñez.

Luego siguió la defensa de Juan Temístocles Montás y la de Alfredo Pacheco, a quien se le impuso una garantía económica como medida de coerción.

Anteriormente a estos casos, fueron escuchados los argumentos de la barra de la defensa de Andrés Bautista, Víctor Díaz Rúa.

Aun falta que se le dé la palabra a la defensa de Radhamés Segura, Conrado Pittaluga, Ángel Rondón y César Sánchez, quienes tendrán la oportunidad mañana a partir de las 9:30 de la mañana.

Para el viernes la Sala Penal tiene previsto escuchar los argumentos restantes.