Barcelona se ha vestido de 5G con motivo del Congreso Mundial del Móvil (MWC19) que se ha celebrado esta semana. Las esteladas independentistas o las banderas españolas que cuelgan de los balcones han dejado su protagonismo visual a miles de carteles de fabricantes de móviles o de chips que han inundado fachadas y marquesinas con el lema 5G.

Pocos usuarios conocen que esa abreviatura esconde la tecnología que equipará dentro de poco no solo sus móviles, sino los coches autónomos, los sistemas de alarma o, incluso, las gafas de realidad virtual con las que se podrá asistir en directo a un partido de fútbol o a cualquier espectáculo sin necesidad de moverse del sofá.

El 5G o quinta generación de móvil es ya una realidad tecnológica, pero tardará unos años en pautar nuestra rutina. Un reciente informe de Deloitte estima que 25 operadores de telecomunicaciones lanzarán a lo largo de 2019 servicios 5G pero solo en una parte de sus territorios, a los que se sumarían otras 26 compañías en 2020. También prevé que alrededor de 20 proveedores de terminales móviles lancen durante este año al mercado smartphones preparados para esta tecnología a partir del segundo trimestre.

Precisamente, el MWC19 de Barcelona se ha convertido en el escaparate de los primeros móviles 5G, cada uno con diferentes características y reclamos para el público: el Huawei Mate X con pantalla plegable; el LG V50 ThinQ 5G,con pantalla doble, o el EnergizerPower Max P8100S, con una superbatería que promete autonomía para una semana. También se vieron el Xiaomi Mi MIX 3 5G, el Nubia mini 5G, el ZTE Axon 10 Pro 5G y el Samsung S10 5G, que la firma coreana presentó unos días antes.

Pese a lo aparatoso de algunos modelos con pantallas plegables, lector de huellas en 3D o cámaras triples, todos tienen en común dos cosas: su alto precio y el Snapdragon 855, el chip de Qualcomm con el que funcionan todos ellos, que es el verdadero corazón del dispositivo.

De los precios, el Mate X se ha anunciado por 2.299 euros y el Energizer por 1.600 euros. Solo se salva Xiaomi, que aplicará su filosofía de bajo coste también al 5G y venderá su modelo en 599 euros. El resto no ha querido desvelar precios, pero estarán entre los 1.500 y los 2.000 euros.

“5G marcará el comienzo de lo que llamamos la era de la invención. Tenemos la capacidad de llevar la escala del móvil a todo lo demás. Es mucho más profundo que lo que vimos antes con la transición al 4G o cualquier avance de las industrias inalámbricas. Y no es una exageración.

El 5G y el procesamiento de inteligencia artificial significarán miles de millones de elementos conectados, enormes cantidades de datos y todos ellos en la nube. Cambiará la forma que tenemos de compartir archivos, las compras online o la reproducción de contenidos”, decía un exultante Cristiano Amon, presidente de Qualcomm, que ha multiplicado sus comparecencias en el MWC porque todos los fabricantes y operadores querían contar con su testimonio en sus presentaciones.

Dejar respuesta